Información científica sobre enfermedades respiratorias

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Vida Cotidiana

Encuentre Información referida a la vida cotidiana en pacientes con enfermedades obstructivas
o alérgicas de la vía aérea


VIDA COTIDIANA EN EL PACIENTE CON EPOC


Cuando Susana escuchó al médico de su esposo confirmar que los problemas que lo aquejaban desde hacía unos cuantos meses era una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (mejor conocida por sus siglas: EPOC), se preguntó cómo sería de allí en más la vida familiar y qué cosas podía hacer ella, como su esposa y compañera desde hacía tantos años, para facilitar las tareas cotidianas de su marido.
A continuación acercamos algunos de los consejos sobre este tema, propuestos por especialistas españoles:

  • Vestimenta diaria 

La ropa, además de adaptarse obviamente a la temperatura del año, debe ser cómoda, fácil de colocar y sacar. Debe evitarse el empleo de fajas o todo aquello que comprima el tórax.

  • Alerta climática 

Las condiciones climáticas que más pueden alterar al paciente con EPOC son el frío y los cambios de temperatura en general. Recuerde que estos últimos son más frecuentes en primavera, otoño o en zonas de montaña, donde la amplitud térmica entre el día y la noche es muy marcada.

  • Uso de calefacción en el hogar 

Los expertos recomiendan que la temperatura ideal en los ambientes de la casa o el trabajo es la que oscila entre 19°C y 21°C, mientras que la humedad ambiente (muy importante para evitar que se resequen las mucosas y las secreciones respiratorias en general) debería ser de alrededor del 45%.

  • Descanso adecuado 

Para poder dormir y descansar de manera eficaz, es conveniente establecer una rutina horaria para acostarse y para levantarse. Si hace siestas o descansa a media tarde, procure que estos períodos no superen los 60-90 minutos. Antes de dormir hay que evitar la cafeína (café, bebidas cola, etc.) y el alcohol.

  • Higiene cotidiana 

En algunos estadios de la enfermedad, la ducha o baño diario puede ocasionar una fatiga excesiva. Si éste es su caso, introduzca en la bañera un taburete plástico y proceda a higienizarse sentado. En caso necesario, no dude en solicitar la asistencia de un familiar o allegado, particularmente para asearse en zonas de más difícil acceso. Todo el procedimiento, incluso el secado, debe realizarse sin apuro.

  • Respirar aire puro 

En la medida de lo posible, trate de evitar la exposición a agentes como humo de tabaco, insecticidas o pinturas, que pueden producir irritación en la zona de las vías respiratorias

  • Ocio 

Alterne sus tareas cotidianas u obligaciones ya establecidas con períodos de ocio o entretenimiento, que incluyan actividades tranquilas (ir al cine, lecturas no profesionales, escuchar música, pequeñas caminatas, etc.)

  • Vida social 

Evite el aislamiento, tan frecuente en personas con algún tipo de limitación física. Relaciónese con sus amistades de manera periódica, tratando sólo de cuidarse en aspectos como salidas a sitios con temperaturas extremas o actividades que le demanden un excesivo esfuerzo físico. Una recomendación adicional es buscar el contacto con personas con EPOC o asociaciones de pacientes con esta enfermedad, de modo de poder compartir vivencias y adquirir nuevas habilidades y recursos para mejorar su calidad de vida.

Como puede apreciarse, se trata de medidas simples para realizar las actividades de la vida cotidiana sin sobresaltos y con el mínimo de limitaciones que pueda imponer la enfermedad.

PHX/CCI/0129/16 - Editora Médica Digital.



Mostrar Todas