Información científica sobre enfermedades respiratorias

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Paciente y Familia

Encuentre Información referida al paciente y a la familia de personas con enfermedades
obstructivas o alérgicas de la vía aérea


SIGNOS DE ALARMA EN EPOC


Aunque un paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) esté consciente de su problema y siga al pie de la letra las indicaciones médicas, pueden sobrevenir complicaciones que llevan a la descompensación o a problemas en su control.

Frente a estas circunstancias, surgen signos de alarma que deben reconocerse para adoptar medidas básicas hasta tanto lo pueda ver su médico.

Signos de alarma en EPOC

  • Aumento de la dificultad respiratoria (disnea)

- Permanezca en su domicilio, descansando en posición de sentado, ligeramente inclinado hacia delante y con los pies separados
- Aplíquese la medicación de “rescate” en forma de spray, según las pautas que le brindó su médico
- Si tiene oxígeno como medida precautoria, utilícelo sin sobrepasar los límites indicados.
- No haga esfuerzos y desplácese lentamente
- Si conoce ejercicios respiratorios, póngalos en práctica.

Si ninguna de estas medidas da resultado o los síntomas son muy marcados, acuda al servicio de atención médica de urgencias o comuníquese sin demoras con su equipo médico tratante.

  • Cambios en las secreciones

Si hay aumento en la cantidad o se modifican las características de la mucosidad o la expectoración (cambios del color, mocos más espesos, dificultad para eliminar secreciones) deberá:

  • Controlar la temperatura corporal
  • Aumentar la ingesta de líquidos
  • Tratar de extraer todas las secreciones posibles.

Si hay fiebre o no mejoran las condiciones, póngase en contacto con su médico.

  • Hinchazón (edema) de las piernas o los pies

- Reduzca la cantidad de sal que consume
- Ponga los pies en alto
- Observe con detenimiento el color de los miembros inferiores

Si no observa mejoría, consulte al médico

  • Dolor en la zona de las costillas o la espalda

Comuníquese con su equipo tratante y siga al pie de la letra sus indicaciones. Si no lograra controlar ese dolor, acuda al servicio de urgencias de su cobertura de salud.
Tenga presente estas señales y actúe con serenidad pero sin demoras.

PHX/CCI/0118/16 -  Editora Médica Digital.



Mostrar Todas