Información científica sobre enfermedades respiratorias

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Actividad Fisica y Nutrición

Encuentre Información referida a la actividad física y nutrición en pacientes con enfermedades
obstructivas o alérgicas de la vía aérea.


SOY ASMATICO, ¿PUEDO HACER EJERCICIOS FISICOS?


No es infrecuente que un paciente asmático desencadene una crisis de su enfermedad al iniciar una actividad física. Esta circunstancia es la causante del sedentarismo y de la exclusión de toda forma de ejercicios de esta índole en muchos niños y adultos asmáticos.

En la actualidad, el concepto de que el ejercicio físico le está vedado a quien padece asma debe considerarse como un mito más de los que rodea a la enfermedad, porque no sólo se trata de una práctica segura siempre y cuando se lleve a cabo en forma adecuada sino que incluso ya forma parte del tratamiento integral del paciente asmático. De hecho, y como se tratará próximamente, existen entre las filas del atletismo y el deporte en general, muchos individuos asmáticos a los que se conoce públicamente por su nivel de competitividad y su elevado desempeño en la disciplina que desarrollan.
De este modo, y tomados los recaudos señalados por su alergista, las prácticas deportivas y la actividad física en general pueden formar parte de su agenda habitual.

Consejos para una ejercitación segura

  • Es conveniente iniciar la práctica con un ejercicio suave, de unos pocos minutos.
  • En días de baja temperatura, se recomienda efectuar actividad en un ámbito cerrado (gimnasio o patio cubierto); algunas personas suelen dar vueltas dentro de un paseo de compras, efectuar caminatas en cintas para caminatas caseras, anotarse en clases de baile o subir y bajar escaleras dentro de su lugar de trabajo.
  • Durante la temporada invernal, no olvide emplear la medicación preventiva indicada por su médico, alrededor de 15 minutos antes de iniciar la práctica planificada.
  • En caso de tener que caminar al aire libre durante los meses más fríos, utilice una prenda que le cubra la boca y la nariz, de modo de no tomar contacto directo con el aire o el viento gélido.
  • Si dispone de un medidor de pico flujo, es conveniente efectuar determinaciones antes y durante el ejercicio. No olvide consignar los resultados, que serán de mucha utilidad para su médico a la hora de planificar o modificar su tratamiento.
  • Se aconseja ejercitarse 20-30 minutos, 4 o 5 veces a la semana, y sin que la frecuencia cardíaca (medida por las pulsaciones de la muñeca) supere el 70% del máximo normal para su edad. Éste y más detalles técnicos le serán provistos por su médico.
  • Para sus caminatas o circuitos ciclísticos o de patinaje, evite las zonas con franca polución ambiental, como aquellas vecinas a autopistas, calles céntricas de las grandes ciudades y proximidades de establecimientos industriales.
  • Las actividades físicas grupales convierten una conducta saludable en un placentero acto social y una medida antiestrés. Téngalas en cuenta.
  • Si tenía planificada una sesión de actividad física pero se encuentra con síntomas de reagudización, pospóngala hasta que éstos hayan desaparecido. 

Comentarios finales

Existen deportes más y menos convenientes para un paciente asmático. También puede acontecer que se presente un episodio asmático durante la realización de una práctica determinada (asma inducida por el ejercicio). 


PHX/CCI/0114/16 - Editora Médica Digital.



Mostrar Todas