Información científica sobre enfermedades respiratorias

AREA PUBLICA

Descargas   |   Contacto  

Actividad Fisica y Nutrición

Encuentre Información referida a la actividad física y nutrición en pacientes con enfermedades
obstructivas o alérgicas de la vía aérea.


EJERCITANDOSE CON ASMA SIN CORRER RIESGO


El paciente asmático no tiene contraindicada la actividad física. Más aún, puede su práctica constituir un aporte que lo ayude a mejorar su capacidad respiratoria.
No obstante, suelen surgir dudas acerca de algunos aspectos, como por ejemplo ¿qué tipo de ejercicios son mejores para los asmáticos? ¿cuánto ejercicio físico se puede realizar? ¿qué cuestiones debería tener en cuenta un asmático cuando practica ejercicio físico?
Trataremos de dar respuesta a algunos de estos interrogantes.

¿Qué tipo de ejercicios son mejores para los asmáticos?
En general, las personas con asma bronquial toleran mejor las prácticas que involucran períodos cortos de actividad, realizados de manera intermitente.
Ejemplos de ellos son la gimnasia, el vóleibol y el béisbol. Otras prácticas que involucran períodos de tiempo mayores de movimiento continuado (tales como el fútbol, las carreras de resistencia, y el básquetbol) suelen tolerarse menos. Lo mismo sucede con aquellas actividades que involucran deportes de la temporada invernal (hockey sobre hielo, patinaje sobre hielo, esquí). No obstante, muchos pacientes, con adecuado entrenamiento y enfermedad compensada, pueden practicar este tipo de ejercicios sin problemas para su salud. 

Otras prácticas beneficiosas son el ciclismo, las caminatas o las carreras cortas.

¿Cuánto ejercicio se puede realizar?

Si bien cada paciente puede requerir períodos diferentes de práctica, habitualmente se considera que deberían ejercitarse 4 a 5 veces a la semana, durante por lo menos 30 minutos.

¿Qué cuestiones debería tener en cuenta un asmático cuando realiza actividad física?

  • Existen una serie de normas importantes a tener en cuenta; las básicas son:
  • Utilizar siempre la medicación inhalatoria pre-ejercicio, que le ha prescripto su médico 
  • Realizar un precalentamiento
  • Si las temperaturas son bajas, ejercitarse en ambientes internos o salir protegido por una prenda que cubra la boca y la nariz.
  • Si es alérgico al polen evitar las horas o días en los cuales la polución del aire con estas sustancias o partículas es mayor.
  • Disminuir la actividad física si está atravesando por una infección respiratoria viral, como por ejemplo, un resfrío
  • No excederse en la práctica deportiva; mantener la intensidad y duración del ejercicio a que se está acostumbrado y que conoce que no le ocasionará síntomas.
  • Si aparecen síntomas, interrumpir instantáneamente la actividad física que se encuentra realizando.

Finalmente, recuerde que para mantenerse física y psíquicamente saludable es importante llevar un estilo de vida acorde a esta premisa. En él se incluye la actividad física y el asma no es una contraindicación para este precepto. Converse con su médico para que adecue la medicación a sus intereses deportivos y le indique cuál es el tipo de ejercicio más conveniente para su caso en particular.

PHX/CCI/0112/16 - Editora Médica Digital.



Mostrar Todas